gallery/lev cat

LEVANTATE CATOLICO RADIO

 

 

Medios de comunicación e Iglesia: una relación con historia

En los medios de comunicación la Iglesia encuentra un excelente apoyo para difundir el Evangelio y los valores religiosos, para promover el diálogo y la cooperación ecuménica e interreligiosa, así como para defender los sólidos principios que son indispensables en la construcción de una sociedad respetuosa con la dignidad de la persona humana y del bien común. También los utiliza para difundir informaciones sobre ella misma y para ampliar los confines de la evangelización, de la catequesis y de la formación.

Actualmente el trabajo de laicos, religiosos y sacerdotes católicos que escriben o participan en los órganos de prensa, radio y televisión es cada vez más activo y consiente.

La Iglesia misma posee, tanto a nivel Santa Sede como a nivel diocesano, diversos órganos de prensa escrita y oral. En Roma/Santa Sede, por ejemplo, existen la Radio Vaticana, el Centro Televisivo Vaticano, la editorial Librería Editrice Vaticana, el rotativo L´osservatore Romano y la página web católica más visitada del mundo www.vatican.va.

El primer Pontífice en valerse del invento “marconiano” de la televisión para enviar un saludo al orbe católico en 1927 fue Pío XI. Papa Pío XII. El 8 de septiembre de 1957 se dedicaba otra Encíclica, la “Miranda Prorsus”, al cine, la radio y la televisión. Al año siguiente, el 21 de agosto, el mismo Pontífice declaraba patrona de la televisión a santa Clara. 

Juan XXIII no se privó de orientar a la Iglesia en el uso ético y moral de los medios de comunicación

Pero el documento más importante y completo fue el decreto conciliar “Inter Mirifica” sobre los medios de comunicación social, bajo el Pontificado de Pablo VI. En el decreto se tratan “las principales cuestiones relacionadas con los medios de comunicación social además de los métodos de aprovechamientos de los mismos de cara a la salvación de los fieles cristianos y al progreso de todo el género humano” (Cfr. Inter Mirifica, no. 2). El 2 de abril de 1964 el mismo Pablo VI cambiaría el nombre a la institución anteriormente establecida por Juan XXIII (ahora “Pontificia Comisión para las Comunicaciones Sociales”), dándole carácter de “perpetuidad” y ampliando sus tareas: le confiará “los problemas relativos a la radio, a la televisión y a la prensa diaria y periódica” (Cfr. In Fructibus Multis, no. 8) y la puesta en práctica de las resoluciones del Concilio. En 1971 la “Pontificia Comisión” ofrece su primer trabajo: la Instrucción Pastoral “Communio et Progessio[1]” sobre los medios de comunicación social; un decreto preparado por mandato especial del Concilio Ecuménico Vaticano II que constituiría la materia más acabada que en este campo ofrecía la Iglesia.

Comunicar para la Iglesia no es una opción. Es una misión. Esta conciencia de la misión la han hecho propia no únicamente las diócesis; los movimientos eclesiales[3] y los laicos comprometidos[4] han tomado muy en serio esta responsabilidad. El florecer de casas editoriales, semanarios, revistas de formación, canales de televisión y estaciones de radio, periódicos y páginas de Internet son una buena prueba de ello. La Iglesia tiene interés en el hombre, no el remanente económico o la ideología falsaria; sabe que entre manos no tiene sólo ideas sino que es depositaria de una Verdad que debe llegar a todos los hombres. Acercarla, hacerla asequible, apreciable, es uno de los motivos por los que el binomio prensa-Iglesia parecen ya inseparables. Ya lo decía san Pablo: “Ay de mí si no evangelizase” (1 Cor. 9, 16).

ESTA ES UNA INVITACION A TODOS LOS SACERDOTES DE NUESTRA SANTA IGLESIA CATOLICA PARA UTILIZAR ESTE MEDIO LA RADIO Y ASI  PODER EVANGELIZAR A MAS PERSONAS. ESTA INVITACION LA PUEDEN USTEDES HACER MAS EXTENSIVA COMUNICANDOLES A LOS DIFERENTES MINISTERIOS DE SUS PARROQUIAS QUE PARTICIPEN YA SEA EVANGELIZANDO O SIMPLEMENTE COMPARTIENDO LOS DIFERENTES EVENTOS QUE REALIZAN CADA UNO DE ESOS MINISTERIOS.

 

RECOPILADO POR FRANCISCO REYNA